Mis tetas son mías

Mis tetas son mías

“La leche materna es el mejor alimento para el bebé”, dicen los anuncios; me van a disculpar, pero si volviera a parir un hijo no le daría el pecho.

Dar el pecho, es esclavizante y doloroso. Tenía esa imagen de Rachel en Friends y quería matarla, porque cuando ella parió se puso a la beba en la teta y ni le dolió, eso es mentira. Con un día de nacido Dante, y yo sin poder darle el pecho, porque aunque mis ‘cántaros’ eran enormes, no tenía el ‘pezón paradito’.

La enfermera me regañó; el padre de mi hijo dijo: “que no servía como madre”; y la familia asumía que era el mayor acto de amor. Y claro, no quería ser la anormal mala madre que no quiere tener un mono pegado a la teta todo el día. Me dejé influenciar por todo y por todos.

Dar el pecho para mí fue doloroso, incluso más allá de estar inmovilizada con esa horrorosa herida de la cesárea. Era un dolor intenso, desgarrador que sentía que me bajaba desde la espalda hasta la punta de mis pezones. Y eso era cada media hora, porque la pediatra recomendó dar pecho ‘a libre demanda’.

Durante la primera semana, la más dolorosa, tenía a mi madre y al padre del bebé, inquisidores viéndome que no me lo despegara. “Así te quería ver”, decía en risas el padre de mi hijo, mientras yo ‘lloraba a cántaros por mis cántaros’. Muchas veces quise tirar la toalla, lo pensaba, me lo apartaba de la teta, pero Dante era ‘harturito’ y la pedía, y me sentía culpable no dársela porque al final “es el mejor alimento para el lactante”.

Recuerdo una noche que se despertó y mi mamá me dijo me lo pegara a la teta, no quise. No quise y se lo di, y le dije: “no quiero, téngalo usted”. Y me tiré a dormir como boa. Cuando me desperté eran como las 9:00 de la mañana. Mi mamá estaba triste, porque sentía que lo había rechazado.

También me sentía mal, porque pensaba al final él no tenía culpa de cómo me sentía, pero quería dormir y dar la teta tenía que ser despierta por el miedo a aplastarlo; sumado al maldito dolor del demonio que me provocaba sacarme la teta con pezones sangrantes y dársela.

No sé si fue la leche materna o qué, pero Dante se enferma poco. Si sirvió para algo que bueno, pero conozco de otros niñ@s que no les han dado pecho y ahí están sanos y salvos. Así que si por casualidades de la vida tengo otro bebé, salado pescado, pero para ese no habrá teta. No vuelvo a dar pecho. Mis tetas son mías.

*Texto de Maryórit Guevara (Madre Insurrecta)

El blog de tu Madre

Post relacionado

8 Comments

  1. Cuanto te entiendo, es duro, díficil, todas las noches digo que ya no mas
    Los primeros días y semanas me sentía rota, un dolor terrible, uno de mis pezones estaba invertido (ya me lo dejó nítido) las grietas, los mordiscos, ese jodido dolor constante, terrible.
    (y asi ya llevo 17 meses) mi hijo no se enferma casi, ya soy la mama rebelde hippie que se ha sacado la teta en todos lados, incluyendo tres aeropuertos, jajajajaaja.

    1. jajajaja Carolina, así me pasaba a mí, en el mercado, en los restaurante y frente a mis amistades, era como sacarme una pacha jajaja animo, si es tu decisión darle pecho a tu hijo, hazlo, si te gusta, disfrutalo, para ellos es bueno y si vos te lo disfrutas, pues mucho mejor. Saludos mama rebelde hippie.

  2. Una madre insurrecta y especiallll

    1. Gracias querida… saludos!

  3. Estimada Maryorit, puedo asegurarte que precisamente Dante casi no se te enferma en buena parte por tu valioso esfuerzo en amamantarlo y obviamente pues tendrán que ver los cuidados que se le dan al niño. Sin embargo por mucho dolor y sacrificio que como madres y padres tengamos que pasar los mismos valen la pena al ver a tu hijo sano, Pues es mas dolorso ver a tu hijo en un hospital, enfermo que de bronquitis, que de anemia, que de esto, que de lo otro, porque su cuerpesito no tiene las defensas necesarias que solo la leche materna aporta. Por tu valioso sacrificio Maryorit y Carolina, felicidades, la buena salud de sus hijos ha sido en gran parte gracias a ustedes.

  4. Buenos días Maryorit, claro que tus tetas son tuyas, y entiendo tu dolor, yo lo padecí, en mi mente llegue a creer que los pezones se me iban a caer. Pero sabia que valía la pena, en mi caso mi niña fue prematura y necesitaba TODO lo que la leche materna puede dar, aparte de la seguridad e inteligencia emocional que nuestros hijos tendrán toda su vida por haber sido alimentados de esa manera. Cuando los niños están tan pequeños y se enferman solo ese alimento se puede quedar en sus estómagos, los demás los vomitan y empeoran su salud.Yo lo haría de nuevo, es un sacrificio que vale la pena y que se vera a todo lo largo de la vida de nuestros retoños. Un abrazo y Felicidades por todo lo que has podido hacer y por todo lo que seguirás haciendo por EL . 🙂

    1. Hola Alma gracias por leernos. Es cierto dicen que es muy beneficiosa, y pues quizás, en mi caso pienso que las mujeres deberían decidir si hacerlo o no. En mi caso me sentí presionada. Por eso creo que no lo volvería a hacer. Es confuso te digo, porque hace un año quizás me daba esa cosa de extrañar darle la teta, claro en ese entonces ya no me dolía. A veces pienso que buscaba un lazo al verme sola con él y pues claro, no era lo que había pensado que sería cuando tendría un hijo. Pero bien, se pasa el trago y se sigue. Felicidades por tu bebe y me alegra disfrutes darle el pecho, eso lo hace sano y bien para ella. Saludos

  5. Estimada Judith, gracias por tus consejos Fijate que tienes razón, vale aclarar que eso ocurrió las primeras semanas, luego pues era cosa de pegarle la teta cada ratito, pero ya no dolía. Sin embargo me quedaron reventados los conductos por ello padezco de permanente dolor. Quizás lo que no me gusta es que me obligue, quizás vale que cada mujer decida que hacer darle o no. Al menos esa es mi opinión. att: Maryórit,

Dejar una respuesta