¡Mi hijo, tu hijo!

¡Mi hijo, tu hijo!

nino-y-nina-imagen-animada-0125Este lunes debo presentarme a los Juzgados de Ciudad Sandino en respuesta a una demanda (segunda en un año) interpuesta en mi contra, en la cual, el padre de mi hijo solicita Reforma (disminución) de Pensión Alimenticia.

Este juicio equivale al cuarto que enfrento en tres años de maternidad, y debo decir, con honestidad, que me siento hostigada. Parece que mi condena por terminar esa relación es ser blanco de injurias, calumnias, acoso, persecución, amenazas, violencia y el nuevo acto solapado de machismo; juicios constantes donde se me representa como una ‘mujer vengativa’.

Miles de veces me he preguntado; ¿Qué hago para que cese esta situación? Me han recomendado no responder sus demandas, por lo tanto, no recibir el pago de Pensión Alimenticia, porque aluden es trasfondo de esta persecución. También lo creo y confieso que cuando llegó la notificación de este nuevo juicio, esa era mi postura.

No iba a contestarla, la dejaría pasar y que él/la jueza decidieran, y solo me notificaran. Pero con los días, las lecturas que llegan a mis manos, los consejos de familiares y amistades, pues decidí que había que enfrentarla como todo en la vida. Y que esta solo sería una pequeña nueva batalla en defensa de los derechos de nuestro hijo.

Calidad de vida

nino-y-nina-imagen-animada-0116Aun cuando nuestro hijo está sano, bien desarrollado y feliz, el proceso demanda que la madre evidencie que invierte dinero en su crianza y cuido. Entonces, debí preparar un minucioso presupuesto, dónde confirmé que la plata que me transfiere el contratante del padre, equivale al 23% de los gastos mensuales del menor.

Aunque no es paritario, puesto que yo asumo el 77% restante, admito que no es un mal porcentaje. Y digo no es malo comparado con la mayoría de mujeres nicaragüenses que reciben mil córdobas de pensiones alimenticias. ¡Una burla completa! 

En mi caso tuvé un hijo con un profesional, a quien también impulsé para seguir formándose. Hoy por hoy, me alegra saber que su dedicación ha dado frutos, en especial, porque tenemos un hijo y eso como, una vez él mismo dijo: “significaría mejor calidad de vida”. ¡Sólo palabras!

Por ahí dicen que dos bueyes jalan mejor la carreta. En especial si los bueyes están jalando la carreta en la misma dirección. Y eso es lo que se espera cuando traes un hijo al mundo, porque sola la carga es más pesada, y de paso, corres el riesgo de caer en pobreza (extrema pobreza). El problema es cuando el machismo los controla y olvidan la prioridad, y en cambio, se obsesionan con castigar a la madre.

El interés superior

nino-y-nina-imagen-animada-0147La responsabilidad es compartida. No sólo en lo económico, sino también en lo emocional. El amor de padre y madre, nos hacen humanos completos. Y al tener menos carencias tenemos mayor bienestar. Y en este punto prima el ‘interés superior del niño y la niña’.

En mi caso trabajo como ‘hormiga loca’, genero ingresos y, a veces, me creo toda poderosa, pero no lo soy. La vida da vueltas, cualquier día la situación cambia y esa pensión alimenticia hace una diferencia para nuestro hijo. Ya ha ocurrido, y no me he quedado de brazos cruzados, porque parece que las madres estamos programadas para no dejar morir a nuestros hijos. Y de eso, ellos (los padres irresponsables) sacan provecho.

¿Qué derecho debo sacrificar? Alimentación de calidad, educación, salud, recreación, una vivienda digna, no son un lujo, son un derecho. Entonces ¿por qué ahora debo regatearlos? Un hijo (hija) necesita bienestar y ese bienestar, solo se alcanza con tranquilidad emocional y estabilidad económica.

Por eso, una vez más, en voz alta, me digo: Exigir el pago de Pensión Alimenticia, no me hace menos digna, tampoco una mujer vengativa. Y si hay un padre con condiciones, así como, Leyes e Instituciones en defensa de la niñez, entonces no se vale ponerse a regatear el bienestar de nuestro hijo.

También puedes leer:

Mi hijo, su hijo

Un derecho Rogado

¿A quién defienden los jueces?

Carta a la presidenta de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua

Texto de Maryórit Guevara (Madre Insurrecta)

El blog de tu Madre

Post relacionado

1 Comment

  1. Te aliento a seguir demandando los derechos de tu hijo, es faltarle a él, no hacerlo. Conta con mi solidaridad… cuida tus emociones, cuando decaigas piensa positivo, piensa en el niño, habrá mejores tiempos… decidida pero sin ira, los tuyos son actos de amor! Mis respetos

Dejar una respuesta