¿Qué es ser niña en Nicaragua?

¿Qué es ser niña en Nicaragua?

Es el Día Internacional de la Niña, y al igual que el Día Internacional del Niño, me preguntó ¿que onda?, ¿celebramos o nos lamentamos?, ¿Cómo viven las niñas en Nicaragua?

No he terminado mi reflexión y recuerdo la nota horrenda de un maldito que violó a una niña de 14 años en el barrio Sol de Libertad. Lo peor que no se trata de un caso aislado. En Nicaragua cada cada día, cuatro niñas son violadas según datos del Instituto de Medicina Legal. Algunos casos se procesan, pero muchos quedan en silencio. Un silencio a voces a lo interno de las familias que encubren un delito horrendo por vergüenza y porque la ‘unidad familiar es más importante’.

Hago una búsqueda en Google desde la frase: Ser Niña en Nicaragua, y surge varios artículos periodísticos de los cuales resalto los siguientes datos:

En la última década en Nicaragua, 16 mil 400 niñas menores de catorce años han dado a luz.

Alrededor del 80% de los casos de las niñas menores de catorce años violadas, los abusadores fueron “padres, padrastros, otro familiar, o conocido cercano”.

Somos el país de Latinoamérica que más embarazos adolescente presenta.

Cada año 35 mil adolescentes entre 16 y 19 años tienen a su primer hijo.  Y lo peor, que el estado las obliga a parir y las ubica en roles de niñas y madres; e incluso niñas, madres y hermanas.

Tanto nos importa la situación que no contamos, desde 2012, con cifras actualizadas de trabajo infantil. En ese entonces existían casi 400,000 niños y niñas trabajadores.

Entre todo encontré una noticia buena: en Nicaragua, las niñas son la mayoría en las escuelas, pero también las que más avanzan en los grados y las que menos desertan. En los últimos seis años la matrícula de niñas aumentó en un 5% y representan el 55% del universo de estudiantes.

Un dato bastante alentador. El problema es que una vez que estas niñas alcanzan la edad reproductiva no cuentan con la debida orientación sobre sexualidad y planificación (ni en casa, ni en la escuela); otras serán víctimas de abusos y/o violaciones.

Luego para cerrar con broche de oro el Estado (y la Iglesia) las obligará a parir y el circulo de la pobreza no se logra romper. Y entonces… ¿hoy celebramos?

No lo sé, probablemente muchas niñas vendiendo en la calle, sufriendo su propio calvario, ni cuenta se darán sobre qué día es hoy. Y no es que no importe el día, claro que importa, porque solo el hecho de haber creado un día para la niña nos ayuda a visibilizar su situación, sus necesidades.

Pero no basta con hoy venir y conmemorar el #DíaInternacionalDeLaNiña debemos, como ciudadanos, demandar políticas de protección en favor de las niñas. Y como ciudadanos denunciar, no quedarnos callados ante los atropellos contra los derechos de las niñas. Y como madres y padres responsables tenemos que acercarnos, educarlos, enseñarles a cuidarse, a nombrar el abuso, a no callar, respetarle sus derechos.

Texto de Maryórit Guevara (Madre Insurrecta)

Foto de Jorge Torres tomada de Internet.